Reportar comentario

Buenos días. Quería exponer nuestro caso, porque no sabemos cómo actuar ante nuestro hijo.
El chico tenía móvil desde los 12 años. Lo utilizaba lo justo y necesario. Alguna llamada, algún juego, pero casi siempre estaba sin batería, o se le olvidaba en casa. El año pasado, en septiembre, cumplió los 16 años y le regalamos un móvil mejor. En ningún momento pensamos que se iba a enganchar de este manera, dado que con el anterior no lo hizo. Ha conocido a una amiga de otra provincia y, como no pueden verse, pues hablan. Pero pueden pasarse hablando 5 o 6 horas diarias. Si le quitas el móvil o quitas internet en casa, se vuelve violento. Nos insulta, da portazos, rompe cosas, e incluso ha llegado a empujarnos y a golpear.
Hemos acudido varias veces a un orientador de los servicios municipales, pero la conclusión es que como él no cree que hay problema, no quiere hacer nada para solucionarlo, y si él no pone de su parte...... No sabemos qué hacer. Hemos intentado hablar con él, negociar, hacer pactos sobre horarios, etc.... Pero no ha cumplido nunca ninguno y todo esto está influyendo en sus hábitos de estudios, de sueño, de comida. El caso es que fuera de casa parece otra persona. Es mucho más agradable, pero en casa es el infierno.
Si pudieráis darnos una solución, o alguna alternativa, os estaríamos muy agradecidos.