Reportar comentario

Hay que encontrar el punto medio: controlar cuanto se pueda sin que los hijos se sientan presionados por el control, pero que sepan que necesitamos controlarlos por su bien.